10 Cosas que aprendí de mi experiencia Au Pair

La vida de una Au Pair es una mezcla de emoción, drama y constante aprendizaje sobre prácticamente todo. Por momentos, es como si de nueva cuenta tuviéramos unos tres años y descubriéramos el mundo en nuestro primer día en el Kinder. Al menos para mí, al llegar a Alemania tuve que enfrentarme a muchísimas cosa que no conocía y aprenderlas lo mas rápido posible, pero al final, todo esto es una de las partes que más disfrute. Aquí las 10 cosas que aprendí durante mi experiencia como niñera en Alemania.

IMG_7028

1. Ser más responsable con mi dinero
Yo suelo ser cuidadosa con el dinero pero durante mi año Au Pair esto se incrementó todavía más. Si no llevaba una cuenta de mis gastos sabía que al mes siguiente no iba a alcanzar ni para el curso del idioma ni para ninguna salida.

2. Tener consideración con otras personas
Tengo que admitir que como la más pequeña de mi casa a menudo me tocaba ser la consentida por lo que los considerados eran normalmente mis hermanos. Durante este año aprendí a ser más comprensiva y considerada pues ahora tocaba que los “consentidos” fueran mis niños.

3. Ser extranjera
Este año fue la primera vez que estuve un tiempo tan prolongado fuera de mi hogar y en el que de verdad uno se siente extranjero. Extrañas cosas de tu país que ni te imaginaste y ahora tienes que adaptarte si te quieres integrar, eso sí, sin olvidar de dónde vienes.

4. Seguir más reglas
Alemania es un país con reglas pero curiosamente nadie te las recuerda constantemente más que en el supermercado. Sí, aquí toca respetar lo establecido aunque una que otra vez veamos a algunas alemanes no hacerlo.

5. Escuchar
Normalmente hablo mucho… o al menos eso hago en español. Cuando uno no sabe la forma de expresarse como le gustaría en un idioma a veces la mejor opción es quedarse callado y dejar que la conversación fluya. Así aprendí a escuchar más lo que las personas tenían que decir en vez de hacer intervenciones cada dos o tres oraciones.

6. Convivir con todo tipo de culturas
Cuando uno es extranjero en un país frecuentemente se hace de un círculo de amigos provenientes de otros países y culturas. Aquí aprendes que nuestras costumbres varían muchísimo, nuestras mentes son distintas y por supuesto todos tenemos diferentes maneras de hacer las cosas. También te das cuenta de las muchas cosas que tenemos en común y lo que podemos aprender uno del otro.

7.Aceptar “comida mexicana”
Aprendí a aceptar que la comida mexicana está lejos y los remedos que existen aquí nunca sabrán tan ricos si los comparo pero no son necesariamente malos. También aprendí a ingeniármelas para cuando quiero comer chilaquiles o remedos de taco.

8.Tramitar visas y permisos
Yo en trámites era malísima ahora poco a poco me hago experta en los relacionados a la migración a Alemania pues parece ser que cada vez tengo que hacer uno y luego otro y luego otro.

9.Hacerla un poco de “señora de la casa”
Me se mejor cuanto cuestan los productos alemanes que los mexicanos y eso no me da orgullo pero así es. También se mejor como funcionan las lavadoras aquí que en México y el nombre los productos para el hogar que “salen buenos”. Aquí si no hago mis cosas yo nadie vendrá a mi rescate.

10. A ser independiente
No siempre habrá alguien que te acompañe, que te aconseje, que te resuelva un problema sencillo; a veces es buena idea sentarse a tomar un café sola o visitar un museo con toda la tranquilidad o prisa que quieras.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s